Ваш браузер устарел. Рекомендуем обновить его до последней версии.


 

Flag Counter

   

La exposición "Salvador Dalí. La misiva sagrada"

Publicado 04/09/2015

Esta exposición representa una serie de escala de los cuadros de Salvador Dalí, un de los más grandes pintores del siglo ХХ. Son las ilustraciones del Antiguo y el Nuevo Testamento desde una colección privada italiana. Ni una de las 105 obras, presentadas en esta exposición, no existe en las colecciones de los museos rusos que permite decir con certeza que este proyecto es único.

Muchos pintores, dirigiendose a las historias bíblicas, trataban, en una forma alegórico contar sobre su época y, al mismo tiempo, encontrar unas respuestas a las preguntas, que la historia ponía ante ellos y ante toda la humanidad. Salvador Dalí tuvo la intención de enterpretar las historias bíblicas por la lengua del soberrealismo y en este sentido romper las tradiciones existentes de artes plásticas. 

Salvador Dalí siempre tenía unos motivos bíblicos en sus obras. Encontrando constantemente en una búsqueda creadora entre la realidad y el mundo de la fantasmagoría, él trataba de encontrar al Dios en el mundo circundante y en él mismo. A veces Dalí presenta a Cristo por el centro del universo prístino, y a veces se presenta por el salvador del mundo. Ya que no fue casualmente que sus padres le daron el nombre Salvador.

En 1963 Dalí recibió la proposición de Giuseppe Albaretto ilustrar una nueva edición de la Biblia (Biblia Sacra) y se puso a realizarlo con un gran entusiasmo. Este proyecto suponía el estudio detallado de los textos de la Escritura Sagrada, la penetración espiritual no sólo en la línea de trama de la narración, sino también en el sentido escondido y en la verdad de las palabras del Gran Libro. En resultado en los años 1963-1964 aparecieron las 105 obras cumplidos en una técnica mezclada, que combina las acuarelas, la aguada, la tinta china, el pastel, el lápiz, y luego convertidos en las litografías. Así apareció un proyecto gráfico más grande en la obra de Dalí.

Cada una de 105 litografías presentadas en la exposición, representa un intento de integrar las fantasías, la libertad, los sentimientos, la voluntad, la intuición del pintor en el mundo misterioso de las historias bíblicas. Pero, hasta habiendo dirigido a los temas bíblicos, Dalí se queda al provocador: la escalera y las paredes de la torre de Babel bailan en un ritmo superrealista, y la cara de Moisés en la montaña Sinay está rodeada de unas lenguas del fuego rojo. Por lo que respecta a la técnica, aquí también no prescindió de unas acciones excéntricas: por ejemplo, escriben que para la creación sobre una de sus obras de la mancha sangrienta que personifica de la naturaleza humana de Cristo, Dalí usó la sangre de caracol, que no cambia el color despues de la coagulación, y la explosión sobre un de los cuadros fue representada por medio de la sangre de toro.

Los cuadros al borde de la realidad y la fantasmagoría se alinean en una trama única del libro más famoso en el mundo — 105 episodios forman un universo superrealista completo del pecado, el arrepentimiento y la limpieza espiritual. La acuarela y la aguada, el pastel y el lápiz representan las tramas canónigas, que amenazan, enseñan, inspiran y dan lástima — pero no llaman el aburrimiento hasta para un segundo.

Toda la serie tiene un certificado individual de la autenticidad del editor Rizzoli, que lo confirma que es realmente «la única copia verdadera №17 de la Biblia Sagrada». Se confirma también que «las obras en esta edición son únicas e inconfundibles y no serán reimprimidas, así, nunca». Además, la autenticidad de los grabados de la exposición es confirmada por las conclusiones de unos expertos internacionales.

La exposición tiene lugar en el Museo de Artes de Samara del 4 de septiembre al 15 de noviembre. La entrada para adultos cuesta 250 rublos.