Ваш браузер устарел. Рекомендуем обновить его до последней версии.


 

Flag Counter

   

La espectacular cúpula del Samara Arena ya está en construcción

Publicado 30/03/2016

La celebración de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ se acerca y la construcción de los estadios que albergarán los partidos de la competición se encuentra a pleno rendimiento. Cada mes, FIFA.com informará a los aficionados de los progresos de las obras. En marzo empezó el montaje de la cúpula del estadio Samara Arena y la reconstrucción de las gradas del estadio Luzhniki, el mayor recinto del país, donde se celebrarán el partido inaugural y la gran final de Rusia 2018. 

El Samara Arena destaca del resto de los recintos de Rusia 2018 por su distintiva e imponente cúpula. La sede, que se convertirá en el hogar del Krylia Sovetov tras el Mundial, tendrá 65,5 metros de altura (incluida la cúpula) y será estructuralmente uno de los mayores estadios del país. 

El montaje de la cúpula representa una de las operaciones más complicadas de la construcción del estadio. Cada una de las partes constituyentes de su estructura pesa 134 toneladas y se debe izar con precisión milimétrica desde el lugar en el que se ha construido hasta el soporte correspondiente. Se trata de un trabajo que hay que llevar a cabo sean cuales sean las condiciones meteorológicas reinantes. Cuando la enorme estructura se encuentre suspendida al aire libre, incluso unas cuantas gotas de lluvia pueden empujarla de nuevo hacia abajo y complicar aún más tan ardua labor; lógicamente, el viento también entorpece el control de todo el proceso. Además, cada una de sus partes constituye un cuarto de un panel, y la cúpula está compuesta por un total de 32 paneles. La estructura de acero de cada panel pesa 500 toneladas.

Los preparativos necesarios para elevar sólo una parte de este importante elemento del estadio se alargaron casi una semana. Sin embargo, y a pesar de la dificultad que entraña el proceso, ya ha empezado con éxito la construcción de cúpula en el Samara Arena. 

“El proceso ha empezado sin problemas ni impedimentos”, explica Nurmuhamed Khakimov, quien acumula 25 años de experiencia en la elevación de soportes y anclajes. “El izado propiamente dicho requirió una hora y media. Lo más difícil fue que, como la estructura es enorme, nos vimos obligados a usar dos grúas para su elevación. Por suerte, el tiempo acompañó e incluso en algunos momentos brilló el sol”. 

La estructura metálica se seguirá ensamblando a lo largo de 2016, junto con los demás trabajos de construcción.